Pipeteo Inverso

El pipeteo inverso es una técnica de pipeteo que consiste en la trasmisión de líquido a través de pipetas basadas en el desplazamiento del aire.

Esta técnica de pipeteo inverso se recomienda usar sobretodo en soluciones espumantes o de alta viscosidad. Esto se debe a que esta técnica reduce el riesgo de salpicaduras, de la formación de espuma o de la de burbujas.

El uso de esta técnica es más preciso que el pipeteo hacia delante en la dosificación de pequeños volúmenes de líquidos que contienen proteínas y soluciones biológicas como el plasma, suero u otros líquidos. Y es que el pipeteo hacia delante se usa de manera más habitual en soluciones acuosas, como soluciones tampón, álcalis o ácidos diluidos.

En qué consiste el pipeteo inverso

El pipeteo inverso se realiza con pipetas de desplazamiento de aire. Durante este pipeteo, el volumen aspirado en la punta es mayor de lo que desea entregar. Ese exceso de volumen compensa el líquido que queda como una película durante la dispensación dentro de la punta.

pipeteo inverso

Para succionar el líquido la pipeta crea un vacío por medio de un pistón metálico y cerámico que se encuentra en su interior. Cuando ese pistón se mueve hacia arriba por la presión del émbolo, se crea entonces un vacío en el espacio que se ha dejado libre por el pistón.

Es el propio pistón el que mueve el aire que será sustituido por el líquido aspirado y que luego estará disponible para el transporte y la entrega en otro lugar.

El pipeteo inverso puede tener inexactitudes debido a los posibles cambios de temperatura, la presión o el propio usuario. Y es que esto es algo que puede suceder cuando se trabaja con el desplazamiento del aire.

Para evitar esto y hacer que el pipeteo sea lo más exacto posible, se han de tener las pipetas lo más cuidadas posibles, bien mantenidas y calibradas para obtener la mayor exactitud. También se debe de entrenar a aquellos que vayan a practicar esta técnica para que lo hagan de maner correcta y consistente.

La técnica del pipeteo inverso

La técnica del pipeteo inverso se realiza de la siguiente manera:

  1. Seleccionamos la pipeta adecuada según el volumen que vayamos a pipetear, o fijamos el volumen
  2. Colocamos la punta correcta en la pipeta
  3. Presionamos el émbolo de la pipeta hasta el segundo tope con el dedo pulgar
  4. Introducimos la punta de la pipeta en el líquido de manera vertical
  5. Soltamos el émbolo despacio hasta su posición inicial
  6. Sacamos la punta tocando las paredes del recipiente con ella
  7. La trasladamos al recipiente donde queramos hacer la transferencia y presionamos el émbolo hasta el primer tope
  8. Sacamos la pipeta del recipiente con la punta tocando las paredes
  9. Desechamos lo que queda de líquido en la punta y dejamos el émbolo de la pipeta en su posición inicial
  10. Por último, para expulsar la punta de pipeta presione el eyector.

En este vídeo de muestra cómo se hace la técnica del pipeteo inverso: